37 periodistas asesinados por su trabajo en el 2001


Nueva York, 3 de enero de 2002
-- Un total de 37 periodistas fueron asesinados en todo el mundo como resultado directo de su labor en el 2001, un brusco incremento en relación con el año 2000, cuando 24 fueron asesinados, según las investigaciones del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). Por lo menos 25 de ellos fueron asesinados, casi todos con impunidad.

El dramático aumento se debe principalmente a la guerra en Afganistán, donde ocho periodistas murieron cumpliendo su deber al cubrir la campaña militar encabezada por los Estados Unidos, y un noveno periodista murió de heridas que recibió en ese país hace dos años. Este es el mayor saldo de víctimas que se haya registrado en un solo país desde 1999, cuando 10 periodistas fueron asesinados en Sierra Leona.


Sin embargo, la mayoría de los periodistas que fueron asesinados el año pasado no se encontraba cubriendo combates, sino que fueron asesinados en represalia por denunciar la corrupción oficial y la delincuencia en países como Bangladesh, China, Tailandia y Yugoslavia.

El 2001 fue en parte un año de anomalías. Por primera vez desde que el CPJ comenzó a llevar un registro minucioso, un periodista fue asesinado en China. Dos periodistas fueron asesinados en Tailandia y uno en Costa Rica, donde la violencia contra la prensa es inusual. Al mismo tiempo, ningún periodista fue asesinado en África el año pasado, aunque 18 habían sido asesinados en los dos años anteriores. El número de países donde los periodistas fueron asesinados se elevó a más del doble en los últimos dos años, y subió de 10 países en 1999 a 16 países en el 2000, hasta llegar a 22 países este año. La tarea más peligrosa del año pasado para los periodistas en todo el mundo fue la cobertura de la corrupción oficial y la delincuencia.

«Los periodistas que cubren la guerra en Afganistán han demostrado un valor extraordinario, pero también debemos recordar que los periodistas de todo el mundo que pusieron al descubierto actos ilegales, de corrupción y de peculado en las altas esferas del poder fueron asesinados con impunidad», señaló la directora ejecutiva del CPJ, Ann Cooper. «Así los autores sean grupos paramilitares en Colombia o funcionarios corruptos en Tailandia, el mensaje es claro: los periodistas que denuncien actividades ilegales recibirán una sentencia de muerte».

Además de los 37 casos descritos en esta relación, el CPJ continúa investigando la muerte de otros 19 periodistas cuyos asesinatos pueden haber estado relacionados con su labor profesional.

Afganistán: Misión peligrosa
Cubrir conflictos bélicos trae consigo un peligro intrínseco, pero las investigaciones del CPJ revelan que la mayoría de los periodistas que mueren en zonas de guerra son asesinados. Este fue el caso en Afganistán, donde la anarquía que siguió al desplome del régimen talibán creó condiciones de extremo peligro para los periodistas este otoño. De los ocho periodistas asesinados durante la campaña lidereada por los Estados Unidos, cinco murieron lejos del frente de batalla: cuatro fueron asesinados en una emboscada y uno durante un robo. Los otros tres fueron asesinados en una situación de combate y el CPJ aún investiga las circunstancias de sus muertes. Los ocho periodistas murieron en un espacio de 16 días en noviembre pasado, el período más violento para la prensa en toda la historia del conflicto afgano. (Las investigaciones del CPJ demuestran que durante los 13 años anteriores 10 periodistas habían sido asesinados mientras reportaban desde Afganistán.)

Un patrón similar de asesinatos se mantuvo en regiones de perennes conflictos como Colombia y Filipinas. Uno de los tres periodistas que murió en Colombia, por ejemplo, fue blanco de milicias paramilitares derechistas, otro fue asesinado por guerrilleros izquierdistas y el tercero fue asesinado a balazos por denunciar las actividades de una banda criminal.

Dos periodistas también fueron asesinados en los Estados Unidos el año pasado: un fotógrafo murió cuando cubría el ataque terrorista del 11 de septiembre, al desplomarse el World Trade Center; y un redactor murió por inhalación de ántrax en el primero de varios ataques contra medios noticiosos estadounidenses.

La siguiente relación resume brevemente las circunstancias que rodearon la muerte de cada uno de los 37 periodistas asesinados por su labor el año pasado.



Periodistas asesinados en el año 2001 por su labo
r


AFGANISTÁN: 9


Marc Brunereau, independiente, 5 de septiembre, Tashkent, Uzbekistán

Brunereau, reportero independiente que durante años se dedicó a cubrir la guerra de Afganistán para publicaciones como el diario belga Le Soir, falleció en Tashkent a causa de heridas sufridas en un bombardeo ocurrido en 1999 en Taloqán, Afganistán. Cuando Brunereau y otros llegaban en helicóptero a la norteña ciudad de Taloqán, el aeródromo cayó bajo el fuego de los talibanes y Brunereau fue herido por varias esquirlas. Aunque recibió tratamiento médico por varios meses, incluso varias operaciones, las esquirlas alojadas en su cuerpo continuaron causándole problemas de salud que trajeron como resultado su muerte dos años después.


Pierre Billaud, Radio Télévision Luxembourg, 11 de noviembre, provincia de Takhar
Volker Handloik, reportero independiente, 11 de noviembre, provincia de Takhar
Johanne Sutton, Radio France Internationale, 11 de noviembre, provincia de Takhar

Billaud, de 31 años, reportero de Télévision Luxembourg; Handloik, de 35 años, reportero independiente que realizaba un reportaje para la revista noticiosa alemana Stern; y Sutton, de 35 años, reportera de Radio France Internationale, fueron asesinados cuando tropas de los talibanes abrieron fuego contra el carro blindado de la Alianza del Norte en el cual viajaban. El blindado fue alcanzado por una granada, lo que provocó que varios pasajeros se cayeran o saltaran del vehículo. Los cuerpos de los tres periodistas fueron encontrados luego con heridas de balas, en las proximidades del lugar del ataque. El CPJ continúa investigando versiones contradictorias sobre si fueron blanco del ataque o víctimas del fuego cruzado.



Harry Burton, Reuters Television, 19 de noviembre, provincia de Nangarhar
Maria Grazia Cutuli, Corriere della Sera, 19 de noviembre, provincia de Nangarhar
Julio Fuentes, El Mundo, 19 de noviembre, provincia de Nangarhar
Azizullah Haidari, Reuters, 19 de noviembre, provincia de Nangarhar

Burton, camarógrafo australiano de la agencia noticiosa Reuters; Cutuli, de 39 años, corresponsal italiana del periódico milanés Corriere della Sera; Fuentes, de 46 años, corresponsal español del diario madrileño El Mundo; y Haidari, fotógrafo de Reuters nacido en Afganistán, fueron asesinados en una emboscada mientras viajaban en una caravana de Jalalabad a Kabul. Unos hombres armados los bajaron de sus automóviles, los llevaron a unas colinas cercanas y los ejecutaron, según uno de los choferes.



Ulf Strömberg, TV4, 26 de noviembre, Taloqán

Strömberg, de 42 años, camarógrafo del canal sueco TV4, fue asesinado a balazos en su cuarto durante un robo perpetrado por sujetos armados en la casa donde se hospedaba junto con otros periodistas.


ARGELIA: 2

Fadila Nejma, Echourouk, 14 de junio, Argel
Adel Zerrouk, Al-Rai, 14 de junio, Argel

Nejma, reportero del semanario en lengua árabe Echourouk; y Zerrouk, reportero del diario en lengua árabe Al-Rai, fueron asesinados mientras cubrían las multitudinarias marchas contra el gobierno organizadas por líderes de la comunidad bereber en la capital, Argel. Nejma murió luego de ser atropellado por un autobús durante las protestas. De acuerdo con versiones contradictorias, Zerrouk pudo también haber sido atropellado por el mismo autobús, o aplastado por una muchedumbre de manifestantes.


BANGLADESH: 1


Nahar Ali, Anirban, 21 de abril, Khulna

Ali, corresponsal de Anirban, diario en lengua bengalí con sede en Khulna, murió por heridas sufridas en un ataque ocurrido días antes en el que sujetos enmascarados lo secuestraron, lo apuñalearon y lo golpearon salvajemente, hasta fracturarle las manos y las piernas, y luego lo abandonaron en las afueras de su aldea, según la policía. Fuentes del CPJ afirmaron que Ali probablemente fue muerto por sus denuncias periodísticas sobre las actividades de bandas criminales locales.


BOLIVIA: 1


Juan Carlos Encinas, independiente, 29 de julio, Catavi

Encinas,
de 39 años, colaborador del Canal 21 de La Paz en el pequeño pueblo de Catavi, departamento de La Paz, murió de heridas sufridas mientras cubría los enfrentamientos entre dos cooperativas mineras que se disputaban el control de un yacimiento de piedra caliza en las afueras de la ciudad. Trabajadores armados de una de las cooperativas efectuaron los disparos que hirieron a Encinas, quien murió camino al hospital. Encinas llevaba consigo una cámara, una grabadora y la credencial que lo identificaba como periodista.


CHINA: 1

Feng Zhaoxia, Gejie Daobao, 15 de enero, Xi'an

Feng, reportero del diario de Xi'an Gejie Daobao fue encontrado degollado en una zanja en las afueras de Xi'an. Feng era un reportero investigativo que escribía acerca de las bandas criminales y sus vínculos con políticos locales corruptos, y había recibido numerosas amenazas de muerte. Su familia y sus colegas creen que Feng fue asesinado por su labor de periodista, pero la policía declaró que su muerte fue un suicidio. Las peticiones para reabrir el caso no han recibido respuesta.


COLOMBIA: 3

Flavio Bedoya, Voz, 27 de abril, Tumaco

Bedoya,
de 52 años, corresponsal regional del periódico bogotano del Partido Comunista, Voz, fue asesinado a tiros por cuatro sicarios que se desplazaban en motocicletas. Uno de los corresponsales del semanario vinculó el asesinato a una serie de artículos muy críticos que Bedoya escribió sobre actos de colusión entre las fuerzas de seguridad y bandas paramilitares derechistas en el departamento de Nariño. La policía confirmó el asesinato pero no dio más detalles.



José Duviel Vásquez Arias, La Voz de la Selva, 6 de julio, Florencia

Un sicario no identificado le disparó mortalmente a Vásquez, director de noticias de la radioemisora local La Voz de la Selva. El asesinato fue vinculado a sus reportajes investigativos sobre escándalos de corrupción en los que funcionarios del gobierno local y miembros de las guerrillas izquierdistas de las FARC estaban implicados.



Jorge Enrique Urbano Sánchez, periodista de radio y televisión, 8 de julio, Buenaventura

Dos atacantes no identificados le dispararon cuatro tiros a Urbano mientras celebraba su 55to cumpleaños con amigos en un parque de la costeña ciudad de Buenaventura. Urbano aparentemente había dedicado su última emisión radial a denunciar a una banda criminal local llamada «Tumba Puertas». Antes de morir, Urbano recibió amenazas de muerte que atribuyó a su campaña pública para reubicar a los vendedores callejeros y sacar a los drogadictos del parque.


COSTA RICA: 1


Parmenio Medina Pérez, «La Patada», 7 de julio, San José

Medina,
productor y presentador del programa radial semanal «La Patada», fue asesinado a tiros por atacantes desconocidos. El programa de Medina, con 28 años en el aire, con frecuencia denunciaba la corrupción official. Dos meses antes de su asesinato, Medina había recibido amenazas de muerte relacionadas con comentarios que había hecho en el aire acerca de las supuestas irregularidades fiscales de una radioemisora católica local. Atacantes desconocidos también dispararon contra su casa.


GEORGIA: 1

Georgy Sanaya, Rustavi-2, 26 de julio, Tbilisi

Sanaya,
popular periodista de televisión de 26 años de edad, murió de un disparo a la cabeza efectuado a corta distancia con un arma calibre 9mm. Aunque los colegas de Sanaya no sabían de ninguna amenaza en contra de él, ellos están convencidos de que fue asesinado a causa de su labor profesional. La intención del asesinato pudo haber sido intimidar a la estación, la cual es conocida por sus reportajes investigativos sobre la corrupción estatal y el abuso de poder en Georgia.


GUATEMALA: 1

Jorge Mynor Alegría Armendáriz, Radio Amatique, 5 de septiembre, Puerto Barrios

Alegría,
presentador del programa radial de llamadas «Línea Directa», recibió cinco disparos a la entrada de su casa. La Procuraduría de Derechos Humanos determinó en septiembre que el asesinato tuvo un móvil político y que muy probablemente fue planeado y organizado por funcionarios locales en represalia por la cobertura que Alegría daba al tema de la corrupción en Puerto Barrios.


HAITI: 1

Brignol Lindor, Radio Echo 2000, 3 de diciembre, Petit-Goâve

Lindor,
director de noticias de la radioemisora privada Radio Echo 2000, fue asesinado a machetazos por una turba. Lindor era presentador de un programa político de debate llamado «Dialogue», y había recibido numerosas amenazas por parte de funcionarios locales tras invitar a su programa a miembros de la coalición de 15 partidos de oposición llamada Convergencia Democrática.


INDIA: 1


Moolchand Yadav, independiente, 30 de julio, Jhansi

Yadav,
reportero independiente que con frecuencia colaboraba con diarios en idioma hindi, entre ellos Jansatta y Punjab Kesari, fue ultimado a balazos en las calles de Jhansi, Uttar Pradesh. Sus colegas afirmaron que Yaday había sido asesinado por orden de dos poderosos terratenientes molestos por sus denuncias de actos de corrupción local.


LETONIA: 1

Gundars Matiss, Kurzeme Vards, 28 de noviembre, Liepaja

Matiss,
reportero policial del diario de Liepaja Kurzeme Vards, fue atacado y golpeado salvajemente en las escaleras de su apartamento. Luego de ser operado tres veces, cayó en coma y murió de una hemorragia cerebral. Aunque la policía indicó que el robo, la venganza personal y la represalia por su labor periodística eran los posibles móviles, Matiss no fue robado y no parece haber estado involucrado en ninguna rencilla personal seria. Su redactor aseguró al CPJ: «Matiss sabía mucho acerca del mundo del crimen. Era uno de esos reporteros que investigaba a fondo». La investigación policial continúa.


MÉXICO: 1

José Luis Ortega Mata, Semanario de Ojinaga, 19 de febrero, Ojinaga

Ortega Mata,
de 37 años, director del Semanario de Ojinaga fue ultimado con dos disparos a la cabeza. Fuentes locales vincularon el asesinato a los reportajes del Seminario de Ojinaga sobre el narcotráfico. El periódico también había criticado a políticos y policías locales.


TERRITORIOS PALESTINOS: 1

Muhammad al-Bishawi, Najah Press Office, IslamOnline.net, 31 de julio, Nablus, Cisjordania

Al-Bishawi, reportero del servicio de noticias palestino Najah Press Office, de Nablus, y de IslamOnline, un servicio de noticias por Internet de Qatar, fue muerto en un ataque israelí con misiles dirigido contra el funcionario de Hamas Jamal Mansour, quien había sido acusado por Israel de haber organizado varios atentados suicidas. En el momento del ataque, según las declaraciones de varias fuentes, al-Bishawi se encontraba entrevistando a Mansour en el Centro Palestino para Estudios y Medios de Comunicación, una oficina de información de Hamas.


PARAGUAY: 1

Salvador Medina Velázquez, FM Ñemity, 5 de enero, Capiibary

Medina,
de 27 años, presidente del consejo de la radioemisora comunitaria FM Ñemity, fue asesinado a balazos en una emboscada. El ataque aparentemente se debió a sus denuncias sobre el contrabando de madera en las reservas estatales en Capiibary, según fuentes locales. En particular, Medina había señalado a una banda de presuntos contrabandistas vinculados a la Asociación Republicana Nacional, también conocida como el Partido Colorado. Aunque un sospechoso fue enjuiciado y condenado, los familiares de Medina creen que las personas que ordenaron el asesinato aún siguen libres.


FILIPINAS: 2

Roland Ureta, Radio DYKR, 3 de enero, provincia de Aklan

Ureta,
director de programación de la radioemisora DYKR, fue abatido a tiros por dos sujetos que viajaban en motocicleta. Ureta aparentemente fue asesinado como resultado de sus comentarios radiales, en los cuales incluyó segmentos acerca de la corrupción en el gobierno local y la participación de la policía en el tráfico de drogas.


Candelario Cayona, Radio DXLL, 30 de mayo, Zamboanga

Tres sujetos no identificados emboscaron a Cayona, comentarista de la radioemisora local DXLL, cuando salía de su casa en su motocicleta para presentar una emisión matutina. Cayona era un comentarista franco y directo que a menudo criticaba a los políticos locales, a los militares y a las guerrillas separatistas musulmanas. El periodista recibió varias amenazas de muerte, entre ellas una amenaza telefónica que salió al aire y fue hecha por Abu Sabaya, vocero del grupo guerrillero islámico Abu Sayyaf.


RUSIA: 1

Eduard Markevich, Novy Reft, 18 de septiembre, Reftinsky, región de Sverdlovsk

Markevich, director y editor de Novy Reft, un periódico que con frecuencia criticaba a funcionarios locales, fue hallado muerto con una herida de bala en la espalda. Los colegas del periodista dijeron al servicio noticioso Itar-Tass que él había recibido amenazas telefónicas antes del ataque. También fue atacado en 1998.


TAILANDIA: 2

Withayut Sangsopit, independiente, 10 de abril, Surat Thani

Withayut,
periodista y comentarista radial, recibió cinco balazos por parte de pistoleros cuando estaba a punto de entrar a su estudio de radio para comenzar su popular programa matutino «Catch Up With the World» («Al día con el mundo»). La policía de Surat Thani cree que Withayut, de 56 años, fue asesinado por sus denuncias sobre irregularidades en un contrato de bienes raíces valorado en 50 millones de baht (1,1 millones de dólares estadounidenses) para construir un basurero municipal. La policía arrestó a dos hombres en relación con el atentado, uno de los cuales era un funcionario municipal implicado en el escándalo del basurero.


Kaset Puengpak, Thai Rath, 2 de mayo, Viset Chaichan

Kaset,
colaborador del periódico en tailandés Thai Rath, fue ultimado a balazos en el distrito de Viset Chaichan, en la provincia de Ang Thong. Kaset era conocido por sus reportajes sobre bandas locales de narcotraficantes vinculados a poderosos políticos y policías, de acuerdo con Thai Rath y varios periodistas tailandeses. La Asociación de Periodistas Tailandeses emitió un comunicado en el que afirmaba que Kaset probablemente fue asesinado por su labor periodística. Luego del asesinato, la policía interrogó a un cabo de la policía que había discutido con Kaset sobre cuestiones relativas al cumplimiento de la ley en la zona. No se ha reportado ningún arresto relacionado con el caso.


UCRANIA: 1

Igor Aleksandrov, Tor, 3 de julio, Slavyansk

Aleksandrov,
de 45 años, director de la televisora independiente Tor, murió de lesiones recibidas cuando asaltantes desconocidos lo golpearon con garrotes cuando entraba a su oficina. Los colegas de Aleksandrov creen que el asesinato está vinculado a su programa televisivo «Bez Retushi» («Sin censura»), el cual ofrecía cobertura investigativa de la corrupción gubernamental y el crimen organizado. El programa a menudo criticaba a las autoridades municipales de Slavyansk.


REINO UNIDO: 1

Martin O'Hagan, Sunday World, 28 de septiembre, Lurgan

O'Hagan,
de 51 años, recibió varios disparos procedentes de un auto en movimiento cuando regresaba de una taberna a su casa en compañía de su esposa, quien no resultó herida en el ataque. O'Hagan era un periodista irlandés católico, conocido por sus denuncias sobre las actividades delictivas de grupos paramilitares protestantes y católicos. Entre los sospechosos del ataque se encuentran la Loyalist Volunteer Force, sobre la cual O'Hagan había escrito poco antes de su muerte, y los Red Hand Defenders, quienes se atribuyeron el atentado en una llamada a la BBC.


ESTADOS UNIDOS: 2

William Biggart, independiente, 11 de septiembre, Nueva York

Biggart,
fotógrafo de noticias estadounidense, murió en los ataques terroristas contra el World Trade Center. El cuerpo del periodista fue hallado el 15 de septiembre en los escombros de la Zona Cero cerca de los restos de varios bomberos. Biggart había acudido al lugar con su cámara poco tiempo después de enterarse de los ataques.


Robert Stevens, The Sun, 5 de octubre, Boca Ratón

Stevens, de 63 años, editor de fotografía del periódico sensacionalista The Sun, murió de inhalación de ántrax en Boca Ratón, Florida. Las autoridades abrieron una investigación criminal sobre la muerte de Stevens pero no han determinado de dónde vino el ántrax. Sin embargo, sí confirmaron que el tipo de ántrax que mató a Stevens proviene de la misma cepa del ántrax que fue enviado al presentador de NBC Nightly News, Tom Brokaw.


YUGOSLAVIA: 2

Kerem Lawton, Associated Press Television News, 29 de marzo, Kosovo

Lawton,
de 30 años, ciudadano británico y productor de la Associated Press Television News, murió a causa de heridas de esquirlas sufridas cuando un obús impactó su auto. Tanto funcionarios militares macedonios como insurgentes de origen albano negaron ser responsables de la muerte de Lawton.



Milan Pantic, Vecernje Novosti, 11 de junio, Jagodina

Pantic, reportero del diario belgradense Vecernje Novosti, fue asesinado cuando entraba al edificio de apartamentos donde vivía. El periodista de 47 años de edad trabajaba como corresponsal del Vecernje Novosti en la región de Pomoravlje, en el centro de Serbia. Pantic dio amplia cobertura a las actividades delictivas, incluida la corrupción en compañías locales. Su esposa, Zivka Pantic, dijo al Vecernje Novosti que Pantic había recibido numerosas amenazas telefónicas en respuesta a los artículos que había escrito.





Documentando las muertes

Los investigadores del CPJ aplican rigurosas pautas y normas periodísticas para determinar si los periodistas fueron asesinados cuando cumplían su deber o como resultado directo de su labor profesional. Al dar a conocer estos asesinatos y protestar contra ellos, el CPJ trabaja para ayudar a cambiar las condiciones que promueven la violencia contra los periodistas. La relación de las muertes de periodistas que el CPJ recopila cada año es uno de los indicadores más citados de la libertad de prensa en el mundo.






FIN

January 3, 2002 12:00 PM ET |

Text Size
A   A   A
Article Tools

   

Print Print

Share Share