Cartas   |   Cuba, España

España debe persuadir a Cuba a cumplir con su promesa de liberar periodistas

9 de febrero de 2011

José Luis Rodríguez Zapatero
Presidente del Gobierno de España
Palacio de La Moncloa
Madrid, España

Via facsímile: 34-913-900-217

Estimado Sr. Presidente Rodríguez Zapatero: 

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) está preocupado por el incumplimiento por parte del gobierno cubano de su promesa de liberar a todos los periodistas encarcelados durante la embestida de 2003 contra la disidencia. Instamos a su gobierno, que fue clave en el acuerdo para la liberación de los disidentes que debía cumplirse en noviembre de 2010, a persuadir al Presidente Raúl Castro a cumplir con su palabra.

Nuestra preocupación por la situación se ha agravado tras los informes de la semana pasada sobre la huelga de hambre iniciada por los periodistas Pedro Argüelles Morán y Albert Santiago Du Bouchet Hernández quienes adoptaron la medida para llamar la atención por su encarcelamiento y el de otros presos políticos. Argüelles, de 63 años, quien ha estado en la cárcel desde 2003, se encuentra en mal estado de salud.

Tras las negociaciones entre el gobierno cubano y la Iglesia Católica, el gobierno del Presidente Castro se comprometió el 7 de julio de 2010 a liberar, en un período "de tres a cuatro meses", a los 52 disidentes encarcelados en la embestida de 2003, según informó la iglesia en un comunicado ese mismo día. El gobierno que usted preside jugó un rol importante para facilitar estas negociaciones. El entonces ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos anunció el mismo mes que "el compromiso con el gobierno cubano es que todos los presos políticos de Cuba saldrán de las cárceles".

El CPJ saludó la liberación de 17 periodistas, y desea aprovechar la oportunidad para agradecerle a usted y a su gobierno por los esfuerzos realizados en asegurar la libertad de los periodistas y en ofrecerles un lugar seguro en España para ellos y sus familias.    

Sin embargo, con nueve de los 52 disidentes aún en prisión tres meses luego de la fecha establecida para su liberación, el gobierno cubano no ha cumplido con su promesa.  

Los disidentes aún encarcelados han expresado su deseo de permanecer en Cuba una vez liberados y han rehusado ser deportados de inmediato a España, según indicaron sus familiares al CPJ. El exilio fuera de la isla no era una condición establecida por el gobierno cubano en el acuerdo para liberar a los disidentes; sin embargo, la investigación del CPJ indica que los 17 periodistas liberados salieron de inmediato a España con sus familias (al menos tres se han reubicado desde entonces, uno en Chile y dos en Estados Unidos).   

En julio, Moratinos anunció en el parlamento que España recibiría a presos "que libremente elijan venir a España", aunque aclaró que "el compromiso que tenemos con Raúl Castro es que los ex prisioneros podrían volver a la isla". El viernes, a Guido Sigler, un disidente encarcelado en 2003, se le permitió permanecer en Cuba luego de su liberación, según informó la BBC. Aún cuando el CPJ considera que éste es un hecho positivo, el Presidente Castro debe respetar su compromiso de liberar a todos los disidentes sin el exilio como condición.   

Entre los disidentes que aún permanecen en prisión desde la embestida de 2003 figuran tres periodistas: Héctor Maseda Gutiérrez, Iván Hernández Carrillo y Pedro Argüelles Morán. Todos ellos sufren problemas de salud crónicos. El CPJ ha reclamado también la liberación de Albert Santiago Du Bouchet Hernández, quien fue encarcelado en 2009 acusado de desacato a la autoridad y distribución de propaganda enemiga. Du Bouchet Hernández, quien cumple una sentencia de tres años de cárcel, ha sido sometido a golpizas en prisión. (Detalles sobre los casos de cada uno de los reporteros detenidos están disponibles en el sitio Web del CPJ). 

Tres meses han transcurrido desde la fecha establecida por las autoridades cubanas para liberar a los disidentes aún presos. Sin indicios de una liberación inminente, los periodistas presos están poniendo en riesgo su salud para llamar la atención sobre su causa. La prolongada demora en liberarlos no solo está socavando la credibilidad de Cuba; también desgasta los argumentos de España ante la Unión Europea para normalizar las relaciones con Cuba. El CPJ lo exhorta a presionar al Presidente Castro a liberar a todos los periodistas sin más dilaciones.       

Le agradecemos su atención por este asunto urgente.

Atentamente,

Joel Simon
Director Ejecutivo

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo