Informes   |   Bangladesh, Brasil, Colombia, Filipinas, India (la), Iraq, México, Nepal, Rusia, Somalia, Sri Lanka

Eludir los asesinatos

También está disponible en English, Français, Русский, العربية, Português

El Índice de Impunidad del CPJ en 2011 destaca los países donde los periodistas son asesinados y los responsables quedan libres

Calderón ha prometido combatir los crímenes contra la prensa, pero la acción ha sido lenta (Reuters/Henry Romero)

Publicado el 1 de junio de 2011

NUEVA YORK
Rusia y México, dos de los países más letales para la prensa, se encaminan en direcciones diferentes para combatir la violencia contra la prensa, según el recientemente actualizado Índice de Impunidad del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). El índice, que calcula crímenes de periodistas no resueltos en relación con la población de cada país, señala que se registraron mejoras en Rusia, ya que los asesinatos de periodistas decrecieron y los organismos de justicia consiguieron dos condenas en casos importantes. Pero la violencia contra la prensa continúa escalando en México, donde las autoridades se muestran incapaces de enjuiciar a los responsables.

Colombia continuó con el progreso que se verifica desde hace varios años, según el índice del CPJ, mientras que las condiciones en Bangladesh reflejaron una ligera mejoría. En cambio, los países que encabezan el índice -Irak, Somalia y Filipinas--no exhibieron mejoras ni peores antecedentes. Irak, con un nivel de impunidad tres veces peor que cualquier otro país, está posicionado primero por cuarto año consecutivo. Aún cuando el fuego cruzado y otras muertes relacionadas con el conflicto armado han disminuido en Irak en los últimos años, los asesinatos de periodistas se incrementaron en 2010.

"Los hallazgos del Índice de Impunidad de 2011 revelan las descarnadas opciones que enfrentan los gobiernos: o encaran de frente el problema de la violencia contra periodistas o bien observan cómo los asesinatos continúan y la autocensura se extiende", aseguró el director ejecutivo del CPJ, Joel Simon. "Las condenas en Rusia son un signo esperanzador luego de años de indiferencia y negación. La situación en México, en cambio, es profundamente incierta, con niveles de violencia creciente mientras el gobierno promete acción pero no concreta".

El Índice Anual de Impunidad del CPJ, publicado por primera vez en 2008, identifica a los países donde los periodistas son asesinados regularmente y los gobiernos fracasan en su intento por resolver los crímenes. Para esta última edición del índice, el CPJ examinó los asesinatos de periodistas que ocurrieron entre el 1 de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2010, y que continúan sin resolverse. Sólo los 13 países que presentaron cinco o más casos no resueltos fueron incluidos en el índice. Los casos son considerados no resueltos cuando no se obtuvo condena alguna.

La impunidad es un indicador clave en la evaluación de niveles de libertad de expresión y de prensa en diferentes países alrededor del mundo. La investigación del CPJ muestra que la violencia letal e impune contra los periodistas con frecuencia lleva a una autocensura generalizada en el resto de los medios de prensa. Desde Somalia hasta México, el CPJ ha encontrado que los periodistas evitan la cobertura de temas sensibles, abandonan la profesión o incluso dejan sus países de origen para huir de la violencia en represalia por su trabajo.

El año pasado, delegaciones del CPJ se han reunido con jefes de estado en Filipinas, México y Pakistán y con funcionarios de seguridad de alto rango en Rusia para impulsar reformas sistemáticas y condenas en casos no resueltos. En cada una de esas instancias, los funcionarios aseguraron que buscarían revertir los niveles de impunidad en sus países, aunque la tarea es considerable. La investigación del CPJ indica que, una y otra vez, la corrupción arraigada y la disfuncionalidad en los organismos de seguridad han frustrado la impartición de justicia en los asesinatos de periodistas. Los sospechosos han sido identificados públicamente en decenas de casos no resueltos examinados por el CPJ en este índice, pero las autoridades o no han podido, o no han querido llegar a una condena.

En México, el gobierno del Presidente Felipe Calderón Hinojosa ha adoptado algunas reformas generales -fortaleciendo la oficina de la fiscalía especial para crímenes contra la libertad de expresión, por un lado--pero los fiscales aún fracasan en su intento por obtener condenas en un sistema legal plagado de corrupción. En Filipinas, el Presidente Benigno Aquino ha asegurado que enjuiciaría a todos los responsables de la masacre de decenas periodistas y otras personas en la provincia de Maguindanao ocurrida en 2009. Pero los procedimientos judiciales han sido largamente estropeados por amenazas y sobornos contra los testigos del caso.

De los 13 países incluidos en el índice de 2011, Rusia ha hecho un progreso considerable, según la investigación del CPJ. Funcionarios de investigación de alto rango reabrieron varios casos de asesinatos de periodistas no resueltos luego de una reunión con una delegación del CPJ en 2010, y, en abril, las autoridades consiguieron condenas en el asesinato de la reportera Anastasiya Baburova, ocurrido en Moscú en 2009.

"Para reducir su calificación en el Índice de Impunidad los gobiernos deben hacer dos cosas: resolver los crímenes y prevenir más violencia. Una estrategia para conseguirlo es asegurar que los organismos de seguridad respondan rápidamente cuando los periodistas son amenazados", afirmó Simon. "Tales amenazas necesitan ser investigadas en forma exhaustiva y, cuando fuere apropiado, periodistas amenazados deben ser provistos de seguridad y asistencia para su reubicación temporal. El gobierno colombiano ha hecho un compromiso significativo con la protección de los periodistas y tal compromiso se pone de manifiesto en la mejora de su calificación en este índice".

A continuación algunos hallazgos del Índice de Impunidad:

  • Brasil retorna al índice luego de un año de ausencia. Mientras las autoridades brasileñas han tenido éxito en la investigación y enjuiciamiento de los asesinos de periodistas, obteniendo varias condenas en años recientes, aún existe en el país una persistente violencia contra la prensa. El asesinato de un reportero de radio que hacía denuncias en octubre de 2010 se convirtió en el quinto caso no resuelto en el país en la década pasada.
  • Los periodistas locales son las víctimas en la gran mayoría de los casos no resueltos alrededor del mundo. Sólo alrededor del 6 por ciento de los casos no resueltos considerados en el índice involucra a periodistas extranjeros caídos mientras cumplían con su labor en el exterior.
  • Las amenazas previas contra los periodistas son un poderoso indicador de la violencia por venir. Más del 40 por ciento de las víctimas en este índice habían recibido amenazas antes de ser asesinadas.
  • En países con organismos de seguridad débiles, la cobertura de política es el tema más peligroso. Entre los casos no resueltos en este índice, cerca del 30 por ciento de las víctimas habían cubierto temas de política local.
  • Alrededor del 28 por ciento de las víctimas cubrieron conflicto armado, lo que refleja un fenómeno de larga data documentado por el CPJ. Aún en zonas de guerra, el CPJ encontró que es común que los periodistas sean blanco de asesinatos.
  • Como fue reflejado en ediciones anteriores del índice, la impunidad es severa a lo largo del Sur de Asia. Seis países de la región -Sri Lanka, Afganistán, Nepal, Pakistán, Bangladesh y la India--están incluidos en el índice de 2011.

El CPJ lanza su Índice de Impunidad de 2011 durante la 17ª reunión general del Intercambio Internacional por la Libertad de Expresión (IFEX, por sus siglas en inglés) en Beirut, que reúne a defensores de la libertad de prensa alrededor del mundo. El Índice de Impunidad del CPJ está compilado como parte de la Campaña Global contra la Impunidad de la organización. Apoyada por la Fundación John S. y James L. Knight, la campaña se centra en dos de los países más peligrosos para la prensa: Rusia y Filipinas.

 

EL INDICE

A continuación se detallan los 13 países donde los periodistas son asesinados en forma recurrente y los gobiernos no pueden o no quieren investigar y enjuiciar a los culpables. El índice cubre el período comprendido entre los años 2001 y 2010.


1. IRAK

El flagelo de la impunidad empeoró en Irak, un país con un nivel que por lejos lo coloca como el peor en el mundo. Ninguno de los 92 casos de periodistas asesinados y documentados en Irak en la década pasada ha sido resuelto y, luego de una leve baja en casos de asesinatos de periodistas como blanco directo, los crímenes de reporteros aumentaron en 2010. Entre las cuatro víctimas de 2010 se encuentra Sardasht Osman, colaborador de varios medios, quien había recibido numerosas amenazas por su cobertura sobre corrupción de funcionarios del gobierno regional de Kurdistán. La investigación de su asesinato es un ejemplo claro de la arraigada cultura de la impunidad en Irak. Las autoridades no tomaron acción alguna en el caso hasta enfrentar intensa presión internacional. Solo entonces, los investigadores elaboraron un somero informe de 430 palabras en el que vagamente se acusaba a Osman de tener vínculos con un grupo extremista que condujo a su asesinato. El informe, que fue citado sin evidencia que fundamentara sus aseveraciones, fue denunciado abiertamente por carecer de credibilidad y transparencia.

Puntaje en el índice de impunidad: 2,921 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el 1er puesto con un puntaje de 2,794


2. SOMALIA

Con 10 asesinatos no resueltos en la década pasada, Somalia tiene el peor puntaje en África, y ocupa el segundo lugar a nivel mundial. Las víctimas incluyen a Sheikh Nur Mohamed Abkey, quien fue torturado y baleado en varias ocasiones en mayo de 2010. Militantes de Al-Shabaab se atribuyeron responsabilidad por el asesinato de Abkey, uno de los periodistas más reconocidos del país, en represalia por su trabajo en la emisora estatal Radio Mogadishu. El nivel de impunidad de Somalia es un elemento del devastado ámbito mediático: cerca de 60 periodistas somalíes han abandonado el país por amenazas en la década pasada, según la investigación del CPJ. Aquellos que siguen en el periodismo extreman los mecanismos de autocensura para sobrevivir.

Puntaje en el índice de impunidad: 1,099 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 2 con un puntaje de 1,000


3. FILIPINAS

Altos funcionarios judiciales se reunieron con el CPJ en 2010 para tratar el problema de la impunidad, con la promesa del Presidente Aquino de revertir la falta de castigo para los responsables de crímenes contra la prensa. Pero los funcionarios filipinos también reconocieron que se trata de una tarea difícil en un país donde 56 periodistas han sido asesinados en forma impune en la década pasada. El proceso judicial contra decenas de acusados en la masacre de Maguindanao ocurrida en 2009, en la que 32 periodistas y trabajadores de prensa fueron asesinados, refleja un sistema ya generalizado en el que las autoridades suelen identificar a sospechosos pero raramente obtienen condenas. Los primeros procedimientos judiciales por la matanza de Maguindanao han estado plagados de amenazas y sobornos a los testigos, así como de incompetencia y corrupción entre los investigadores. La lenta investigación y enjuiciamiento no han permitido obtener ninguna condena hasta el momento. Mientras tanto, la violencia letal continúa: los reporteros de radio Joselito Agustin y Desidario Camangyan fueron asesinados en 2010 luego de informar sobre corrupción local.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,609 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 3 con un puntaje de 0,609


4. SRI LANKA

El Presidente Mahinda Rajapaksa ha presidido una década negra de asesinatos con los medios como blanco de ataque y un rotundo fracaso de los organismos de seguridad para resolver los crímenes. Los nueve periodistas asesinados en la década pasada permanecen sin resolver, dejando abierta la pregunta sobre si las autoridades han sido cómplices en algunos de los crímenes. Para ilustrar el problema cabe mencionar el asesinato de Lasantha Wickramatunga en 2009, quien como uno de los editores líderes del país era un reconocido crítico de las políticas del gobierno. Wickramatunga fue asesinado a golpes por un grupo de asaltantes en motocicletas en una calle transitada en los barrios bajos de Colombo en la mañana de un día de semana. El gobierno organizó audiencias de investigación sin conseguir progreso alguno en la captura de sospechosos. Tal como escribió la esposa de Wickramatunga, Sonali Samarasinghe, en el blog del CPJ: "El gobierno ha bloqueado la investigación al pasarla como una papa caliente de un órgano de investigación a otro".

Puntaje en el índice de impunidad: 0,443 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 4 con un puntaje de 0,496


5. COLOMBIA

Históricamente conocido como uno de los lugares más peligrosos en el mundo para los periodistas, Colombia consigue un puntaje muy pobre en este índice. Sin embargo, este país demostró su cuarto año consecutivo de mejoras, ya que la violencia letal contra la prensa ha disminuido y las autoridades han tenido cierto éxito en investigar y enjuiciar a los asesinos de periodistas. Pero mucho trabajo queda por hacer: once asesinatos de periodistas de la década pasada siguen sin resolverse. Entre ellos se encuentra el asesinato del editor de un periódico de Montería, Clodomiro Castilla Ospino, quien fue baleado en marzo de 2010 luego de cubrir los vínculos entre los grupos paramilitares de derecha y políticos locales. Los periodistas colombianos, particularmente aquellos que viven en las provincias, afirman que realizan su trabajo con temor y que con frecuencia se autocensuran.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,241 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 5 con un puntaje de 0,292


6. AFGANISTAN

Afganistán se encuentra estático en el índice, sin nuevos asesinatos documentados, pero sin haber obtenido condenas en ninguno de los siete casos no resueltos de la última década. Los casos no resueltos incluyen el asesinato de Abdul Samad Rohani en 2008, reportero del servicio de noticias del la BBC en Pashto y colaborador de la agencia de noticias Pajhwok Afghan News. Rohani recibió múltiples balazos cerca de Lashkar Gah, capital de la provincia de Helmand, luego de informar sobre supuestos vínculos entre narcotraficantes y funcionarios del gobierno.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,235 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 6 con un puntaje de 0,240


7. NEPAL

Seis reporteros locales y editores han sido asesinados con total impunidad en la década pasada. Cuadros maoístas están sospechados en alguno de los crímenes, incluyendo el asesinato de 2007 del reportero Birendra Shah, cuyo trabajo había sido crítico de lo que fue entonces un levantamiento armado maoísta. Luego de unirse al gobierno en 2008, líderes maoístas reclamaron que se investigaran las numerosas violaciones a la libertad de prensa que se había adjudicado a sus miembros, incluyendo varios ataques sin víctimas fatales y secuestros. Sin embargo, no se evidenció progreso alguno en la impartición de justicia.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,205 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 7 con un puntaje de 0,210


8. MEXICO

El nivel de impunidad de México ha empeorado por tercer año consecutivo. Al menos 13 asesinatos de periodistas han quedado sin resolver en la década pasada en medio de corrupción generalizada en gobiernos locales y organismos de seguridad. En 2010, hombres armados asesinaron a Luis Carlos Santiago, fotógrafo del periódico El Diario de Ciudad Juárez, en el estacionamiento de un centro comercial en la tarde de un día de semana. El asesinato se produjo dos años después de que el reportero de la crónica policíaca de El Diario, Armando Rodríguez Carreón, fuera baleado frente a su pequeña hija. Los asesinatos llevaron al periódico a reducir  la cobertura sobre narcotráfico y crimen, poniendo de manifiesto los efectos devastadores de la violencia impune contra la prensa en México. El CPJ documentó la impunidad en México en un informe especial de 2010, Silencio o Muerte en la Prensa Mexicana, y una delegación obtuvo promesas de reforma por parte del Presidente Calderón. Pero mientras la fiscalía especial ha sido reforzada, otras reformas propuestas -incluyendo la federalización de crímenes contra la prensa--se mueven lentamente.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,121 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 9 con un puntaje de 0,085


9. RUSIA

Ningún periodista fue asesinado en represalia por su trabajo en 2010, el primer año desde 1999 donde el CPJ no documentó un asesinato que tenga a la prensa como blanco en Rusia. Al mismo tiempo, autoridades consiguieron condenas en el doble crimen de 2009 de la reportera Anastasiya Baburova y el abogado de derechos humanos Stanislav Markelov. Pero esos asesinatos, cometidos en una calle del centro de Moscú por dos nacionalistas radicales, serían más fáciles de investigar que los 16 casos no resueltos de la última década. Estos incluyen el asesinato por encargo de los periodistas de investigación Anna Politkovskaya y Paul Klebnikov; el secuestro seguido de asesinato de Natalya Estemirova, quien cubría cuestiones vinculadas con derechos humanos en la volátil región del Norte del Cáucaso; y el misterioso envenenamiento del editor del periódico crítico Yuri Shchekochikhin. En reuniones con una delegación del CPJ en septiembre de 2010, altos funcionarios de seguridad aseguraron que reexaminarían cinco casos de asesinatos de periodistas, e informaron sobre progresos en el asesinato de Politkovskaya y otros casos.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,113 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 8 con un puntaje de 0,127


10. PAKISTAN

Al menos 14 asesinatos de periodistas han quedado no resueltos entre 2001 y 2010. Las víctimas incluyen a Misri Khan, un veterano reportero y líder de una asociación de periodistas local, quien recibió múltiples impactos de bala en septiembre de 2010 cuando entraba al edificio del club de prensa de Hangu, una volátil localidad cerca del borde afgano. Sus colegas indicaron que había recibido amenazas de grupos militantes. En mayo de 2011, el Presidente Asif Ali Zardari se reunió con una delegación del CPJ y aseguró que renovaría los esfuerzos en la investigación de casos no resueltos y que tomaría una actitud más activa en el combate de la violencia contra la prensa en general.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,082 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 10 con un puntaje de 0,072


11. BANGLADESH

Los niveles de impunidad de Bangladesh han mejorado ligeramente, reflejando su quinto año consecutivo sin asesinatos de periodistas. Pero las autoridades no han producido resultado alguno en el esclarecimiento de los cinco asesinatos de periodistas ocurridos en la primera mitad de la década. Todas las víctimas eran reporteros de prensa escrita que cubrían temas locales de corrupción y crimen. Entre ellos estaba Nahar Ali, corresponsal del diario Anirban escrito en bengalí, quien murió en abril de 2001 por heridas recibidas días anteriores cuando enmascarados lo secuestraron, golpearon y apuñalaron. Periodistas locales aseguraron que el asesinato de Ali estuvo vinculado con su cobertura sobre corrupción en la policía y grupos criminales locales. Hasta la actualidad, las autoridades no han realizado arresto alguno.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,031 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 11 con un puntaje de 0,044


12. BRASIL

Brasil ha ingresado y salido del Índice de Impunidad del CPJ en los últimos cuatro años, lo que refleja antecedentes desiguales en el combate de asesinatos de periodistas. Aunque las autoridades han investigado y enjuiciado a un número considerable de asesinos de periodistas, aún existe una violencia persistente contra la prensa. Brasil vuelve al índice este año por el asesinato del periodista de radio Francisco Gomes de Medeiros en octubre de 2010. El caso de Gomes se convirtió en el quinto asesinato no resuelto en la década pasada en Brasil. Pero las autoridades parecen estar haciendo progresos en el caso, mediante la captura del supuesto asesino y autor intelectual,  elevando las expectativas de que el caso podría ser resuelto.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,026 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

No integró el Índice de Impunidad de 2010 porque tenía menos de cinco asesinatos no resueltos.


13. INDIA

Con siete asesinatos relacionados con la prensa aún sin resolver y una ausencia aparente de  voluntad política para esclarecerlos, India retiene su puesto en el índice de impunidad del CPJ. Las víctimas incluyen al reportero Prahlad Goala, quien fue asesinado en 2006 en el noreste del estado de Assam luego de escribir una serie de artículos sobre corrupción en el servicio forestal local. La policía arrestó a un funcionario del servicio inmediatamente después del crimen, pero lo liberó poco después. Otros sospechosos fueron luego apresados, pero no se obtuvo condena alguna.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,006 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto 12 con un puntaje de 0,006

 

METODOLOGIA

El Índice de Impunidad del CPJ calcula el número de asesinatos de periodistas no resueltos como un porcentaje en relación con la población del país. Para este índice, el CPJ examinó asesinatos de periodistas ocurridos entre el 1 de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2010, que permanecían sin resolver. Solo aquellas naciones con cinco o más casos sin resolver fueron incluidas en este índice.

El CPJ define como asesinato a todo ataque deliberado contra un periodista en particular en relación con el trabajo de la víctima. Asesinatos constituyen más del 70 por ciento de muertes entre periodistas relacionadas con su labor, según una investigación del CPJ. Este índice no incluye casos de periodistas asesinados en combate o mientras realizaban tareas peligrosas como la cobertura de protestas callejeras.

Los casos son considerados no resueltos cuando no se obtuvo condena alguna. Los datos de población de los Indicadores Mundiales para el Desarrollo de 2009 del Banco Mundial fueron utilizados para calcular el puntaje de cada país.

El CPJ consultó a Mary Gray, profesora de Matemáticas y Estadística de la American University en Washington, cuando desarrolló inicialmente su metodología en 2008. Gray ha participado en juntas directivas y comités de organizaciones como Amnistía Internacional. En 2001, Gray recibió el Premio Presidencial por Excelencia en Ciencias, Matemáticas e Ingeniería Consultiva.

El Índice de Impunidad del CPJ se enfoca específicamente  en los asesinatos de periodistas no resueltos. El CPJ mantiene en forma constante una detallada base de datos de todos los periodistas asesinados con información necesaria y cápsulas narrativas que explican las circunstancias de cada caso. Nuestro mapa interactivo permite establecer tendencias por país y por año.

 

TABLA DE ESTADISTICAS

Asesinatos de periodistas no resueltos por cada millón de habitantes entre 2001 y 2010. Se incluyen naciones con cinco o más casos no resueltos. Los casos son considerados no resueltos cuando no se obtuvo condena alguna.

Puestos País Asesinatos s/ resolver Población in Millones Cálculo Puntaje
1 Irak 92 31.5 92/31.5 2.921
2 Somalia 10 9.1 10/9.1 1.099
3 Filipinas 56 92 56/92 0.609
4 Sri Lanka 9 20.3 9/20.3 0.443
5 Colombia 11 45.7 11/45.7 0.241
6 Afganistán 7 29.8 7/29.8 0.235
7 Nepal 6 29.3 6/29.3 0.205
8 México 13 107.4 13/107.4 0.121
9 Rusia 16 141.8 16/141.8 0.113
10 Pakistán 14 169.7 14/169.7 0.082
11 Bangladesh 5 162.2 5/162.2 0.031
12 Brasil 5 193.7 5/193.7 0.026
13 India 7 1,155.3 7/1,155.3 0.006

Datos de Población:
Indicadores Mundiales para el Desarrollo 2009, Banco Mundial

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo