Noticias   |   Colombia

Reporteros colombianos amenazados por informar sobre restitución de tierras

También está disponible en English, Português

Bogotá, Colombia, 8 de mayo de 2013--Un oscuro grupo que afirma oponerse a la restitución de tierras en Colombia advirtió a un grupo de periodistas que cubren el tema que abandone la ciudad norteña de Valledupar, según entrevistas del CPJ e informes de prensa.

En un panfleto del 5 de mayo que fue distribuido a medios en Valledupar al día siguiente, una organización autodenominada Ejército Anti-restitución de tierras indicó que los periodistas tenían 24 horas para abandonar la ciudad o serían atacados. "Debe quedar claro que si quieren seguir metiendo sus narices en los casos de restituciones de tierras y víctimas serán ustedes las próximas", afirma el panfleto, que incluye la imagen de un arma automática. "Es el único y último llamado que se les hace".

Los periodistas amenazados están radicados en Valledupar, capital del departamento del Cesar, y trabajan para estaciones de televisión, de radio y para periódicos. Todos los medios han estado cubriendo el tema de la restitución de tierras que tuvo lugar durante el conflicto civil de Colombia como así también los esfuerzos del gobierno nacional para devolver propiedad usurpada a sus legítimos dueños.

"Los individuos detrás de este lamentable panfleto pretenden proteger sus intereses personales intentando silenciar la cobertura informativa", afirmó Carlos Lauría, coordinador senior del programa de las Américas del CPJ, desde Nueva York. "Si se protege a estos periodistas y se detiene a quienes los están amenazando, las autoridades estarían defendiendo el derecho ciudadano a acceder a información sobre este importante tema".

Los ocho periodistas se reunieron el martes con la policía y funcionarios del Ministerio del Interior quienes prometieron facilitarles seguridad. "Ellos no tienen por qué salir de Valledupar, nosotros garantizamos su integridad y el ejercicio de su profesión. Vamos a investigar y capturar a los responsables de estas amenazas", declaró el coronel Juan Pablo Guerrero, comandante de la Policía en el Cesar, según informes de prensa.

Katia Ospino, una periodista del noticiero Noticias Uno de Bogotá, quien estaba entre los amenazados, indicó al CPJ: "No me van a silenciar. Continuaré informando sobre estos temas. Ninguno de nosotros ha hablado de abandonar Valledupar".

Las guerrillas de izquierda y los paramilitares de derecha que han combatido contra ellas antes de desmovilizarse a mediados de 2000, junto a narcotraficantes, han sido todos responsabilizados del robo de tierras. Este robo alcanza un total de 13 millones de acres y ha producido que el país tenga uno de los índices de distribución de tierras menos equitativos en América Latina, según informes de prensa.

En 2011, el gobierno colombiano creó una agencia de restitución que ha recibido más de 30 mil reclamos en todo el país y ha estado involucrado en la realización de actos en el norte del país en el que propiedades se han devuelto a sus legítimos dueños, según Human Rights Watch. De todos modos, muchos activistas de tierras han sido amenazados o asesinados, según informes de prensa.

Las autoridades tienen poca información sobre el Ejército Anti-Restitución de tierras que anunció su formación el año pasado. Pero un periodista en Valledupar, que habló con el CPJ bajó condición de anonimato, especuló que el panfleto sería obra de un grupo de propietarios locales que se benefició con esta cuestión y se opone a los esfuerzos de restitución del gobierno.

Además de Ospina, los otros periodistas amenazados son: Herlency Gutiérrez de RCN Radio; Jaime José Daza de radio Maravilla Stereo en Valledupar; Damaris Rojas del periódico Al Día Valledupar; Renier Asprilla del diario El Heraldo de Barranquilla; Óscar Arzuaga de Radio Guatapuri en Valledupar; Ubaldo Anaya Flórez del "Noticiero RPT" de Valledupar TV, y Martín Mendoza de Caracol Televisión y el diario El Pilón de Valledupar.

Con 44 periodistas caídos por su labor desde 1992, Colombia ha sido históricamente uno de los países más peligrosos para periodistas en todo el mundo, según la investigación del CPJ. El Índice de Impunidad del CPJ, que fue lanzado hoy, reveló que en los últimos años el país mejoró su registro a medida que ha mermado la violencia letal contra la prensa.

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo